AgenciaNotimex
CDMX Educación y Cultura

“EL CLÚSTER ESPACIAL MÉXICO IMPULSA LA EDUCACION 4.0 EN LATINOAMÉRICA”

Los países latinoamericanos han tenido que superar muchas tormentas en el pasado reciente, pero ninguna ha desencadenado impactos tan extensos como el Coronavirus. Con vidas de por medio y el sustento de muchos ciudadanos en juego, entender las consecuencias económicas de la pandemia es esencial para delinear las políticas adecuadas y planificar un camino a seguir para la región. Una región en cuya dependencia en las transacciones cara a cara es alta y los sectores que nos dan fortaleza el turismo y el comercio han sido afectados profundamente, aunado a las brechas en el acceso y la alfabetización digitales que obstaculizan las oportunidades que ofrece el mundo en línea para la región, durante el periodo de cierres y cuarentenas.

Los sistemas educativos de América Latina y México siguen estando en el siglo pasado. Y muchas veces, aunque los maestros quieran adaptarse a las necesidades del siglo 21 y dejar de estar en el siglo pasado, no cuentan con las condiciones propicias. Hoy, más que nunca, es indispensable que los gobiernos y las instituciones puedan generar políticas públicas para democratizar las tecnologías, aún más para las poblaciones de bajos ingresos.

El reto es tener un cambio de paradigma, si logramos un cambio en la mentalidad de nuestras comunidades educativas, desde la autoridad más alta hasta los profesores, ahí recién vamos a poder cambiar la forma en que enseñamos y dejar atrás ese modelo prusiano del siglo pasado. Los colegios siguen utilizando métodos de enseñanza antiguos, ya sea por falta de recursos para adquirir tecnologías nuevas, o porque los profesores carecen también de capacitación.

¿El camino?: Integrar la educación a los avances tecnológicos que permitirá brindar acceso a muchas personas a recursos que les permitan lidiar con la incógnita del mercado laboral que se encontrarán después la pandemia. La primer pregunta es: ¿Cómo deben prepararse los profesionales de hoy, para incorporarse a este cambio que no tardará más de dos años en terminar de hacerse presente? De inicio, hay que enfocarse en ver todo de una manera diferente y aprender a innovar. Además recordemos que en todo el mundo una generación que está empezando su vida laboral se encuentra confrontada a un contexto económico sin precedentes. El resultado es: “Un periodo de incertidumbre radical, de un grado de magnitud mayor a todo a lo que estamos acostumbrados”.

Por ello, debemos aprovechar el uso eficiente de tecnologías digitales para llegar a más estudiantes, y esos estudiantes pueden aprender de mejor manera. Una mayor inclusión digital permitirá mejorar el acceso a oportunidades laborales no tradicionales que quizás sean más elásticas

a situaciones de crisis como la actual, además de ajustar rápidamente la oferta formativa según las exigencias de la industria para facilitar la vinculación del aprendizaje y el trabajo.

La Cuarta Revolución Industrial enmarca esta disrupción tecnológica, que implica la digitalización generalizada de los sistemas, la automatización y la fusión de las tecnologías, así como la creación de nuevos estilos de aprendizaje. Esta tendencia tiene un efecto transversal en todas las disciplinas, las economías e industrias, por lo que todos los sectores se verán impactados. Este cambio digital comenzó en el siglo pasado y que tiene como particularidad la fusión de tecnologías que están borrando los límites entre las esferas físicas, digitales y biológicas. La digitalización cambiará a los jugadores de las principales industrias en los próximos años. Ante este panorama, los gobiernos, las empresas y la sociedad debemos de reflexionar sobre los nuevos retos, el diseño del nuevo conocimiento y las exigencias económicas y sociales del futuro.

La Cuarta Revolución modificará no solo lo que hacemos, sino lo que somos ya que afectará nuestra identidad en diversas formas. La creatividad, la innovación y la disrupción son indispensables para lograr un crecimiento económico sólido. Por lo tanto, las escuelas deben realizar una estrategia que se resuma en mejores competencias, destrezas y habilidades para mejores empleos y mejores condiciones de vida. En el siglo XXI, estas mejoras se convertirán en el factor clave para lograr el bienestar individual y el éxito económico de una sociedad. Sin una inversión adecuada en estos ámbitos, la población se debilita, el progreso tecnológico no se transforma en crecimiento y los países son incapaces de competir en una economía mundial que se basa cada vez más en el conocimiento.

Por ello debemos de hablar de Educación 4.0, una revolución que es requerida y urgente en los modelos educativos tradicionales que siguen aún vigentes. Los estudiantes deberán estar preparados para las nuevas dinámicas que estamos viviendo, eso significa que deben de tener una serie de destrezas y habilidades que les permitan ser competitivos y se puedan adaptar a los constantes cambios que tenemos, destrezas como la capacidad de resolver problemas complejos, el trabajo en equipo, la comunicación, la adaptabilidad, la inteligencia emocional, el pensamiento crítico y el pensamiento computacional. A esto le debemos agregar las habilidades de pensamiento, para comprender de una manera divergente y crítica lo que están leyendo, habilidades digitales, para hacer un uso eficiente de la información disponible en el Internet para producir conocimiento y aplicarlo de manera positiva y productiva en su vida personal y en la sociedad.  La Educación 4.0 no está centrada primariamente en los contenidos, está centrada en hacer alumnos competentes, aquellos que saben, que saben hacer o aplicar y que saben ser. Para lograr esto, la dinámica y los programas escolares deben cambiar radicalmente, la educación no debe estar centrada en el profesor sino en los estudiantes. Se deben considerar los estilos, los tipos de aprendizaje y las inteligencias múltiples

predominantes y hacer los planes de lección considerando esta diversidad que tenemos. Además, debe tener un fuerte enfoque en el aprendizaje cooperativo y competencial.

El Big data, la inteligencia artificial, la robótica y el Internet de las Cosas (IoT) ya están impactando de una forma sin precedentes la industria, la economía, las comunicaciones, la forma de hacer negocios, el mercadeo, los sistemas, la política y el gobierno, pero el primer sector sin lugar a dudas, será la educación. En 2021, las empresas necesitarán de nuevas habilidades que las máquinas no pueden realizar, como la inteligencia emocional y la flexibilidad cognitiva. Cada vez más, los profesionales tendrán que mejorar y diversificarse en nuevas áreas. La actualización de habilidades, la agilidad y capacidad de aprendizaje –tener el deseo y el potencial de aprender nuevas habilidades para permanecer empleable durante largos periodos- será crucial. Una de las habilidades más valoradas desde ahora en las empresas es la capacidad de aprendizaje de las personas. “Esto se traduce, por ejemplo, en la capacidad de adaptarse a nuevos retos y de conectarse a nuevas personas”

Por ello en el Clúster Espacial México, creamos dos plataformas: “Education Innovation and Futures Thinking” y “Futuro Exponencial” para impulsar estos cambios de perspectiva y mentalidad en la educación, así como brindar herramientas de habilidades blandas o socioemocionales y la transición de entidades educativas y gubernamentales al futuro. Creemos en la fuerza de la educación y a nosotros como industria espacial en específico, nos importa potenciar  talento humano integral que comprenda la Industria 4.0, la tecnología que la sustenta y sobre todo, que tengan las habilidades para enfrentar el siglo XXI. Un siglo lleno de retos como el que actualmente estamos viviendo como humanidad y los que están por venir. Para la industria espacial, es fundamental esta transición a los temas del futuro con personas preparadas con los mejores conocimientos, actitudes y aptitudes. El Sector espacial significara en el corto plazo, un beneficio sustancial de prosperidad para diversas regiones del mundo y aquí en Latinoamérica y México deseamos aprovechar esta transición a esta nueva economía con los mejores Profesionistas 4.0; aunado a contribuir a la formación de emprendedores, empresarios y líderes 4.0, que el mundo requerirá cada vez más.

No tenemos la menor duda que el futuro modificara por completo la educación y solo basta repasar lo que ha estado sucediendo en los últimos 6 meses: La educación en línea incremento; YouTube es la nueva y exponencial universidad; la realidad aumentada llego a la educación; los jóvenes tienen acceso a millones de datos; decenas de dispositivos interconectados a la mano de cualquier estudiante; dispositivos cada vez más potentes; los jóvenes no desean tener, desean ser; las personas están viviendo micromomentos y hay una explosión de creatividad mundial.  En 2020 las 8 tecnologías más disruptivas del mundo actúan ya por primera vez juntas y nos enseña que el futuro ha llegado ya.          

Esta es la oportunidad de que la educación se reinvente, en este nuevo mundo de datos, algoritmos, internet, robots, inteligencia artificial, aeroespacio y espacio. 

Los jóvenes ya no quieren escuchar historias… Quieren ser parte de la historia y de hecho, desean escribir su propia historia de éxito; quieren propósitos, quieren soñar, en el futuro … un futuro que ya es ahora.        

“The Future Is Now”

Related posts

Cambiaran imagen urbana con jornada de limpieza

Redacción

CASTIGO CONTRA SECUESTRADORES PROPONE DIPUTADA ESMERALDA MORENO DEL PES.

Redacción

Inician audiencias públicas en Amecameca

Redacción

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: